1. Pensando en cómo aprendemos

Pensando en cómo aprendemos

¿Cómo aprendemos? Una pregunta que nos hacemos poco y que nos respondemos poco.

Pero debo reconocer que al hacerlo me llevó a descubrir una serie de aspectos importantes que no resultan tan evidentes todos los días.

Uno de esos aspectos, por ejemplo, fue que me tomó más tiempo pensar en fuentes que vinieran de documentos físicos que aquellos que vienen de medios digitales.

En la misma línea identifiqué los recursos que uso para el registro y la memoria. Se repite, en este caso, que son más los digitales que los físicos.

Esto me lleva a pensar en las tendencias y facilidades que ofrece la tecnología, pero también me deja la incógnita sobre qué es más adecuado en qué momento o para cuál actividad.

Surge aquí un asunto polémico que, de pronto, tiene que ver más con gustos y experiencias que con modelos propiamente dichos.

Sin embargo, no creo que sobre la pregunta:

Hagamos una pausa y pensemos ¿Si bien vivimos en ambientes de aprendizaje cada vez más mediados por TIC, existen momentos o pasos para el aprendizaje que no deberían pasar por lo tecnológico?

¿Me ayudan a responder?

Anuncios
Etiquetado

6 pensamientos en “1. Pensando en cómo aprendemos

  1. gloria perez dice:

    Hola Manuel, tu APA nos pareció muy interesante, gráficamente expresa muy bien todas las herramientas que implementas, muy interesante poder observar un gráfico de este tipo y excelente reflexión.
    Isa y Gloria

    • maagoru dice:

      Gracias por su comentario.

      ¿Tienen algún aporte sobre si algún aspecto del proceso de aprendizaje no debería estar mediado por lo tecnológico?

      Saludos.

      • Quería comentar un ejemplo. Los historiadores utilizan en gran medida para sus investigaciones las fuentes escritas y acuden a los archivos históricos que los conservan, sin embargo cada vez es más frecuente que los archivos y las bibliotecas digitalicen sus documentos y que las búsquedas sean agilizadas a través de tecnología. Habrá sin embargo necesidad de recurrir a fuentes que sea necesario recuperar presencialmente como las entrevista en las que se basa la historia oral, no obstante que es posible grabarlas y que de nuevo estén mediadas por la tecnología, en sentido estricto, la pluma, el lápiz, el papel, la máquina, también son tecnología… creo que siempre la comunicación utiliza tecnología…

  2. Diego Leal dice:

    Hola Manuel,

    Es interesante lo que mencionas de las fuentes físicas y digitales. A mí me pasa algo similar… Cada vez leo menos en físico, aunque en lo audiovisual el televisor sigue ocupando bastante de mi tiempo (algo que estoy tratando de cambiar, de hecho). Al menos en mi caso, la ‘excusa’ es que la información que necesito está justamente en esas fuentes digitales, así que no es un asunto de preferencia, sino de obligación. ¿O será de hábitos?

    Respecto a tu pregunta final, definitivamente pienso que hay procesos de aprendizaje que no necesariamente *tienen* que pasar por lo tecnológico. Eso es lo útil de pensar el APA alrededor de procesos: que justamente uno puede identificar dónde va cada cosa. Mira que, aunque en el caso de la percepción (fuentes) y la publicación el proceso es crecientemente digital, en el caso de la interacción o la creación no tiene que serlo.

    Lo mismo pasa con la reflexión sobre el aprendizaje. No tiene por qué ser un proceso que pase por lo tecnológico. Pero cuando lo hace, hay un valor agregado (sistematización, por ejemplo).

    Yo te devolvería de alguna manera la pregunta: ¿cuáles dirías que son los procesos mediante los cuales aprendes? ¿Tendría sentido incluirlos en la representación de tu APA?

    Un saludo y felicitaciones por arrancar!!

  3. Silvia dice:

    Por supuesto que hay procesos en los que lo tecnológico (en cuanto digital) nada tiene que ver.

    Lo que pasa es que muchas actividades que antes hacíamos sin el auxilio de la tecnología, ahora se simplifican y facilitan con el uso de ésta.

    Cocinar, por ejemplo: es algo totalmente artesanal que depende de tus manos, tu intuición y experiencia, no obstante, hoy recurrimos al buscador para encontrar la receta que necesitamos o al convertidor de medidas en línea, para saber cuantas tazas de harina son tantos gramos y averiguamos primero cuanto se debe cocinar el pulpo para que no se nos quede duro.

    Hoy en día yo leo tanto como antes, pero muchísimo menos en papel, me resulta más cómodo tener todo en mi ipad, tablet o incluso un smartphone.

    Antes, usábamos los mapas en la ruta, ahora el GPS, pero seguimos haciendo lo mismo, tratar de llegar a algún lado.

    La tecnología es una herramienta, un medio, no hay que confundirla con el fin.

  4. […] ahora, con miras a ampliar mi ambiente personal de aprendizaje, desempolvaré mi Google Reader para estar más atento a los interesantes aportes y contenidos de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s